El duelo infantil: la perdida de una mascota

Perdida de una mascota

La muerte forma parte de nuestra vida, pero muchas veces, por miedo a no saber cómo explicarlo o como lo va a afrontar el niño tendemos a apartarle de esta fase de la vida y lo convertimos en un tema tabú.

No sólo “escondemos” la muerte de un familiar o amigo querido, sino que tampoco sabemos explicarle a un niño que su querida mascota ha tenido que dejarnos para siempre. Incluso encontramos padres que corren a una tienda de animales para buscar ese pez o hámster físicamente igual, con el deseo de que el niño no note el cambio o se buscan excusas para intentar justificar su ausencia “ se ha escapado en el parque”, “ se ha ido a un sitio con muchos amigos”.

Pero la realidad es que tarde o temprano todos nos enfrentamos a esta etapa de la vida, todos perdemos a seres queridos….y perder una mascota es  como yo lo llamo “ un aperitivo amargo” que nos da la vida. No podemos evitar el sufrimiento que conlleva una perdida, pero si podemos ayudar a los más pequeños a afrontar esa perdida y ofrecerle recursos para enfrentar otras perdidas que tengan en su vida (abuelos, tíos, hermanos….).

Al igual que los adultos cuando nos enfrentamos a una pérdida, los niños pueden llegar a experimentar una variedad de emociones en el proceso del duelo.  Pueden sentirse solos, estar enfadados porque no fue posible curar al animal, sentirse culpables por no haber ayudado o cuidado a su animal… Hemos de aprovechar todas estas emociones, ayudarle al niño a identificarlas, a darles nombre, y a entender porque se sienten así .  Si nosotros también nos sentimos tristes, no hemos de ocultarlo, también puede ayudar a nuestros niños a manejar sus emociones.

La perdida de la mascota no se ha de convertir en un tema tabú en la familia y es bonito ir recordando con el niño anécdotas vividas con ella, y que vaya viendo que el dolor que siente acabara desapareciendo pero no los buenos recuerdos junto a su mascota.

Una idea para liberar sentimientos y dejar fluir las emociones para despedirse de la mascota es realizar un ritual de despedida y crear un álbum de fotos y de buenos momentos vividos junto a ella.

Quitar el dolor que produce una perdida no está en nuestras manos y es un proceso natural por el que debemos pasar todos, niños y adultos, nosotros sólo podemos acompañar y ayudar a los más pequeños a tener recursos para afrontar esa perdida y las que tengan que venir.

 

Silvia Rodriguez
Psicóloga Sanitaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>