Signos de alerta en la detección temprana del TEA

Signos alerta detección temprana del TEA

Encontramos que hay muchos niños que comienzan una estimulación temprana aconsejada por el pediatra que les lleva y cada vez encontramos más profesionales que trabajan dentro de las intervenciones con animales dentro de este área. Por este motivo he querido hacer esta entrada, para dar a conocer los signos de alerta ante un posible TEA.

Hay que destacar que una detección temprana de un posible TEA es una de las claves fundamentales del éxito de la intervención y tratamiento para el desarrollo del niño.

¿ Cuales son los signos de alerta?

A pesar de que hasta los 2 años no se puede realizar un diagnóstico fiable del TEA, encontramos algunos signos de alerta importantes que nos pueden indicar la presencia de algunos síntomas clínicos propios del TEA. Dichos síntomas se deben seguir de cerca para ver su evolución, especialmente en aquellos niños que ya tengan un familiar diagnosticado de TEA.

Muchos niños y niñas con TEA muestran un aparente desarrollo normal, la mayoría de las preocupaciones de los padres comienzan a darse entorno a los 18 meses, que es la edad en que se le comienzan a comparar “lo que hace” con otros niños y se le comienza a “exigir” más a nivel social.

Algunos de los síntomas de de alerta para una detección precoz que deben seguirse de cerca para ver su evolución son:

  • A los 6 meses el bebé no devuelve las sonrisa a sus padres.
  • A los 6 meses el bebé no mantiene contacto visual con sus padres.
  • A los 9 meses el bebé no busca la atención de sus padres, no tienen interés en mostrar y compartir cosas que ven.
  • A los 9 meses le cuesta y se resiste cambiar de actividad y al hacerlo aparecen llantos, rabietas…
  • A los 12 meses el bebé no parece notar la presencia de los otros, cuando le llaman o cuando le quieren enseñar algo parece que no se inmuta , que no responde. Tampoco parece mostrar interés por otros niños.
  • A los 12 meses el bebé no hace el gesto de señalar para compartir con los demás algo que ha visto
  • A los 24 meses el niño no realiza demandas de cosas que quiere.
  • A los 24 meses no habla.

 

Los itos motores (sujetar la cabeza, quedarse sentado, andar….) no están alterados en los TEA, pero sí que encontramos cierta torpeza motora que podemos trabajar desde una edad temprana en las intervenciones asistidas con perros.

Silvia Rodriguez
Psicóloga nº: 11.640