La “etiqueta” oficial del TEA

La "etiqueta" oficial del TEA

 

La”etiqueta” oficial del TEA hace imprescindible conocer el perfil individual del niño con el objetivo de adaptar las sesiones de IAA a sus necesidades.

Durante muchos años el autismo y el síndrome de asperger han formado parte de los Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD), y todavía hoy en día hay muchos sitios que se refieren al autismo como un TGD. Pero todas estas clasificaciones con la publicación del nuevo DSM-5 ( Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) desaparecieron hace unos años, en el 2013.

Ahora existe un único termino “ Trastorno del Espectro Autista”, que como bien indica el término “espectro”, hace  referencia  a los diferentes grados de afectación de la sintomatología, pudiendo encontrar bajo el mismo diagnostico de TEA a personas con un nivel de afectación muy diferente que pueden ir de un extremo muy a otro.

Por ejemplo, bajo el mismo diagnóstico encontraremos lo que se conocería popularmente como  “autismo clásico” o “autismo de Kraner”, es decir,  una persona con graves alteraciones en la comunicación verbal y no verbal, con nula interacción social y grandes estereotipias, cuyo entorno familiar, social y educativo ha tenido que adaptarse a esas características y capacidades para conseguir un aprendizaje efectivo,  hasta una persona con una gran capacidad de comunicación, con algunos problemas de relaciones sociales que pueden pasar desapercibidos bajo el atributo de “tímido” y con grandes conocimientos de un tema determinado que les hacen parecer “especialista”, “genio” dentro de  ese ámbito, son personas han aprendido a adaptarse al entorno y a las normas sociales, y de esta forma sus síntomas han pasado desapercibidos ante la sociedad, pudiendo en algunos casos ser considerado como una “persona rarita” pero sin que nadie haya pensado que esa persona sufre algún tipo de trastorno e incluso sin estar diagnosticado por un especialista, esta sintomatología leve se ha conocido y diagnosticado durante muchos años como “El Síndrome de Asperger”.

Teniendo en cuenta la existencia de este único termino es muy importante que a la hora de intervenir no solo consideremos el diagnóstico del niño, sino que hemos de conocer el perfil individual del niño: dificultad que presenta en las áreas sociales, comunicativas, su rigidez para aceptar cambios, comportamientos repetitivos, nivel de lenguaje, funcionamiento intelectual, y los problemas asociados tales como ansiedad, depresión, problemas motores, etc

Por ello os animo siempre que trabajéis con niños con TEA a solicitar a los profesionales de la salud, un perfil individual de ese niño con el fin de poder adaptar las intervenciones asistidas con animales a sus necesidades. Ya que con sólo saber el diagnostico nos será muy difícil preparar las sesiones.

En nuestros próximos cursos de Barcelona y Madrid os explicare con más detalle todas las áreas que se evalúan en el diagnóstico de un niño con TEA, con el objetivo de que conozcáis las diferentes habilidades sobre las que se pueden trabajar.

http://www.terapiaguau.com/formacion-terapia-asistida-con-animales/

http://www.terapiaguau.com/intervencion-psicoeducativa-para-ninos-con-tea-en-iaa-curso-en-madrid/

 

Silvia Rodriguez
Psicóloga nº: 11.640