Finaliza I edición del curso: Intervenciones Psicoeducativas asistidas con perros para niños con Autismo.

Curso Autismo y terapia con perros

El pasado fin de semana terminamos, en Barcelona, nuestra primera edición del curso: Intervenciones Psicoeducativas asistidas con perros para niños con Autismo.

Todos los asistentes aprendieron sobre la “cultura del autismo”, algo imprescindible para trabajar dentro del mundo de las intervenciones asistidas con perros. Conocer a los usuarios con los que se trabaja es esencial para el éxito de cualquier tipo de intervención, ya que influye en nuestra forma de interactuar con ellos, en la selección del material que vamos a utilizar y nos ayuda a presentarlo de una forma que facilite el aprendizaje.

No sólo conocieron todas las características del trastorno del espectro autista, sino que se fueron a casa con un montón de ideas y de actividades que seguro que podrán aplicar en sus sesiones. Pero lo más importante es que entendieron el diseño de cada actividad, algo muy importante para que puedan adaptarla a diferentes niveles de dificultad y poder crear otras actividades nuevas.

 Os dejamos algunas de las opiniones sobre la valoración final de este curso:

“ Estupendo acercamiento a la “cultura” autista!! Ha sido muy útil para poder ponerse en la piel de una persona con autismo, comprenderlo y poder diseñar las intervenciones.”  Manuel Balibrera. Psicólogo e instructor de perros de utilidad. 

“La metodología del curso es ideal. Hacerlo tan dinámico y práctico ha ayudado a integrar todos los conceptos. Acabo el curso con herramientas reales que podre aplicar en mi vida laboral. Me has abierto un mundo”. Laura Altimira. Fisioterapeuta. Técnica y experta  en TAA

“ Es el primer curso en el que me voy con las herramientas necesarias para poder iniciarme en el mundo/cultura del autismo. Que sea tan práctico y con ejemplos concretos de actividades es muy acertado ¡Gracias! ”  Raquel Luna. Psicóloga. Técnica y Experta en TAA


Conociendo al usuario con el que se trabaja.

Conociendo al usuario con el que trabajamos

A raíz de varias personas que me han solicitado un curso con su perro presente he pensado en escribir esta pequeña reflexión sobre porque en los dos cursos, el de Trastorno del Espectro Autista y Habilidades Socioemocionales, que he propuesto hasta ahora NO son de “traer perros”, ya que no voy a trabajar el adiestramiento. Es posible que en un futuro, colaborando con algún otro profesional, si haga un mix de las dos cosas, pero por ahora no esta en agenda ,o)
Por un lado, tenemos que soy psicóloga y aunque he hecho un curso de adiestramiento para poder adiestrar y entender a Duna, seguramente hay muchas cosas que se me escapan y tampoco podría hacer una selección de “ que perros podrían venir al curso y cuáles no”, no podría decidir cuáles son “aptos o no para terapia”, tampoco podría responder a muchas de vuestra preguntas sobre adiestramiento y creo que hay grandes compañeros adiestradores que ya hacen fantásticos cursos enfocados al perro.
Para mí el perro con un carácter noble, un adiestramiento básico y su interés para interaccionar con las personas es básico y con esos tres requisitos se pueden hacer muchas cosas. No creo que haga falta un perro con mil habilidades caninas. La principal parte la tenemos que poner nosotros, las personas que estamos allí y que somos quienes diseñamos las sesiones y quienes hemos decidió “meternos en esto”, no el perro que nos acompaña por amor a nosotros.
La gente que se está iniciando si es cierto que necesitan un curso de “adiestramiento canino” pero mucha gente de los que os habéis apuntado ya estáis dentro de esto mundillo, muchos de vosotros con muchísimos cursos e incluso con máster en intervenciones asistidas con animales…..pero casi todos coincidís en una cosa y es que mucho de lo que se imparte es muy genérico, demasiado genérico , psicólogos y especialistas en un colectivo determinado pero exponen muchas teoría sin explicar cómo poder aplicarlo a las IAA. Conozco psicólogos, muy buenos en su campo, pero que no saben cómo trabajar con el perro, tener la licenciatura no hace que sepas como trabajar con un colectivo determinado. En mi caso, no os podéis ni imaginar lo mucho que aprendí en mi Postgrado de Trastorno del Espectro Autista, fue todo un mundo nuevo, a pesar de que en la carrera se hablo del Autismo no hay ni punto de comparación con el universo que se abrió ante mis ojos al estudiar el postgrado.
Una vez tienes el perro con los tres “requisitos” que comentaba anteriormente, lo que hace falta y es muy necesario es conocer al usuario, saber cómo aprende, cómo debemos interactuar con él, que tipo de material debemos utilizar…… todo eso es más importante, desde mi punto de vista, a que si un perro salta por un aro o deja de hacerlo.
Hay que ir “quitando la idea de perro de circo” que ha hecho mucho daño a las intervenciones asistidas con perros, hay que poner más peso en el conocimiento del usuario con el que trabajamos y a partir de allí utilizar el perro como un recurso más, como un elemento reforzador y motivador de conductas. ….pero si no sabemos cómo trabajar con ese colectivo por mucho que sepamos de perro hay una parte muy grande que va a cojear.
Otro pequeña reflexión….en mi caso, teniendo a día de hoy sólo a Duna….me he encontrado un par de ocasiones que no he podido llevármela a la sesión, si lo sé tener sólo un perro tiene limitaciones y soy consciente de ello. Entonces, en ese caso, como autónoma que soy ( y supongo que la mayoría) anulo la sesión y dejo de facturar? Pues no!!! ya que tengo que pagar facturas a final de mes y suficientemente dura es la vida del autónomo, voy sola y hacemos una sesión vinculada con el mundo perruno pero sin estar Duna presente. Las dos veces que ha ocurrido han sido una gran sesión y la he podido sacar adelante gracias a los conocimientos que tengo del usuario.
Mi objetivo en los cursos es transmitir mis experiencias, la forma de trabajar con un colectivo especifico y que conozcáis métodos de intervenciones ya reconocidos que se utilizan fuera de las IAA pero que se pueden aplicar a ella.


Inteligencia emocional y menores en riesgo de exclusión social

Inteligencia Emocional y menores en riesgo de exclusión socialA lo largo de la infancia y adolescencia los niños van moldeando sus valores y sus conductas, a través de lo que aprenden de los adultos y de la sociedad que les rodea. En un entorno desestructurado, donde predomina la violencia, abuso o negligencia es un factor de riesgo muy grande, no solo para esos niños, sino para futuras generaciones, ya que el ciclo de violencia se vuelve a repetir. Si nos paramos a analizar nuestro día a día, veremos que gran parte de  las conductas en nuestra vida adulta, son lo que hemos vivido y aprendido desde pequeños en nuestro entorno.

Sentir, entender, controlar y modificar los estados emocionales en uno mismo y en los demás es esencial para nuestro día a día. Daniel Goleman, se refiere al conjunto de estas habilidades como componentes de la inteligencia emocional, dichas habilidades son tan importantes como la inteligencia y determinan el éxito en la vida del adulto. Si no reciben ayuda de fuera, estos niños con falta de inteligencia emocional fracasaran en el colegio y en el trabajo, y también en sus relaciones sociales. Son niños que usaran más la agresividad para llegar a lo que quieren conseguir. Afortunadamente   la Inteligencia Emocional se puede enseñar y la terapia asistidas con animales es ideal para este propósito.

Generalmente los niños que vienen de familias desestructuradas están más predispuestos a tener comportamientos antisociales o violentos, y suelen presentar algún tipo de retraso en el crecimiento y en el desarrollo. La mayoría de los niños de los centros de menores o con riesgo de exclusión social vienen de familias desestructuradas que no saben cómo funciona realmente el mundo, no saben cómo tratar a sus compañeros y como solicitar la ayuda y soporte de los adultos. Presentan una falta de lenguaje expresivo y de habilidades sociales con adultos y otros niños.  Tienen problemas  a la hora de encontrar la solución adecuada ante un problema, tienen un nivel bajo de frustración y de gratificaciones aplazadas.

Muchos de ellos, pueden no haber aprendido nunca la capacidad de empatía, y por ello tener una baja habilidad a la hora de  saber leer emociones en las otras personas, reconocer una expresión facial o lenguaje corporal de cómo se siente la otra  persona. Los animales pueden ser excelentes profesores para estos niños. Expresan sus sentimientos a través de un claro lenguaje corporal: mover la cola, enseñar los dientes, levantar las orejas… A través de la observación podemos enseñarles a reconocer como se siente los animales y generalizarlo a las personas.  Otros niños que hayan sufrido algún tipo de maltrato pueden relacionar erróneamente amor con daño- “ Solo te hago esto porque te quiero”, con este aprendizaje asocian que la violencia es un gesto de amor.

La presencia del perro en el programa de habilidades socioemocionales crea un entorno informal y relajado, una ventaja para niños con problemas emocionales, cognitivos o de comportamiento que interfieren en su aprendizaje en clase. Este entorno de confort favorece el aprendizaje y  ayuda a desarrollar una relación de colaboración con los otros centrándose en el animal. Al mismo tiempo que están pasando un buen rato, quieren seguir trabajando con el animal y aprendiendo sobre él, por lo que tienen una motivación alta para tener autocontrol.

A través de un programa de Terapia Asistida con Animales basada en el principio de la Inteligencia Emocional podemos ofrecer una oportunidad a niños con riesgo académico y fracaso interpersonal.

 

Silvia Rodriguez
Psicóloga nº: 11.640

 


Si quieres conocer más sobre el desarrollo de la Inteligencia Emocional y Habilidades Sociales a través del perro de apoyo os esperamos en nuestros próximos cursos en Santiago y Madrid:

http://www.terapiaguau.com/curso-habilidades-socioemocionales-en-santiago/

http://www.terapiaguau.com/habilidades-socioemocionales-madrid/


 


Signos de alerta en la detección temprana del TEA

Signos alerta detección temprana del TEA

Encontramos que hay muchos niños que comienzan una estimulación temprana aconsejada por el pediatra que les lleva y cada vez encontramos más profesionales que trabajan dentro de las intervenciones con animales dentro de este área. Por este motivo he querido hacer esta entrada, para dar a conocer los signos de alerta ante un posible TEA.

Hay que destacar que una detección temprana de un posible TEA es una de las claves fundamentales del éxito de la intervención y tratamiento para el desarrollo del niño.

¿ Cuales son los signos de alerta?

A pesar de que hasta los 2 años no se puede realizar un diagnóstico fiable del TEA, encontramos algunos signos de alerta importantes que nos pueden indicar la presencia de algunos síntomas clínicos propios del TEA. Dichos síntomas se deben seguir de cerca para ver su evolución, especialmente en aquellos niños que ya tengan un familiar diagnosticado de TEA.

Muchos niños y niñas con TEA muestran un aparente desarrollo normal, la mayoría de las preocupaciones de los padres comienzan a darse entorno a los 18 meses, que es la edad en que se le comienzan a comparar “lo que hace” con otros niños y se le comienza a “exigir” más a nivel social.

Algunos de los síntomas de de alerta para una detección precoz que deben seguirse de cerca para ver su evolución son:

  • A los 6 meses el bebé no devuelve las sonrisa a sus padres.
  • A los 6 meses el bebé no mantiene contacto visual con sus padres.
  • A los 9 meses el bebé no busca la atención de sus padres, no tienen interés en mostrar y compartir cosas que ven.
  • A los 9 meses le cuesta y se resiste cambiar de actividad y al hacerlo aparecen llantos, rabietas…
  • A los 12 meses el bebé no parece notar la presencia de los otros, cuando le llaman o cuando le quieren enseñar algo parece que no se inmuta , que no responde. Tampoco parece mostrar interés por otros niños.
  • A los 12 meses el bebé no hace el gesto de señalar para compartir con los demás algo que ha visto
  • A los 24 meses el niño no realiza demandas de cosas que quiere.
  • A los 24 meses no habla.

 

Los itos motores (sujetar la cabeza, quedarse sentado, andar….) no están alterados en los TEA, pero sí que encontramos cierta torpeza motora que podemos trabajar desde una edad temprana en las intervenciones asistidas con perros.

Silvia Rodriguez
Psicóloga nº: 11.640


La “etiqueta” oficial del TEA

La "etiqueta" oficial del TEA

 

La”etiqueta” oficial del TEA hace imprescindible conocer el perfil individual del niño con el objetivo de adaptar las sesiones de IAA a sus necesidades.

Durante muchos años el autismo y el síndrome de asperger han formado parte de los Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD), y todavía hoy en día hay muchos sitios que se refieren al autismo como un TGD. Pero todas estas clasificaciones con la publicación del nuevo DSM-5 ( Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) desaparecieron hace unos años, en el 2013.

Ahora existe un único termino “ Trastorno del Espectro Autista”, que como bien indica el término “espectro”, hace  referencia  a los diferentes grados de afectación de la sintomatología, pudiendo encontrar bajo el mismo diagnostico de TEA a personas con un nivel de afectación muy diferente que pueden ir de un extremo muy a otro.

Por ejemplo, bajo el mismo diagnóstico encontraremos lo que se conocería popularmente como  “autismo clásico” o “autismo de Kraner”, es decir,  una persona con graves alteraciones en la comunicación verbal y no verbal, con nula interacción social y grandes estereotipias, cuyo entorno familiar, social y educativo ha tenido que adaptarse a esas características y capacidades para conseguir un aprendizaje efectivo,  hasta una persona con una gran capacidad de comunicación, con algunos problemas de relaciones sociales que pueden pasar desapercibidos bajo el atributo de “tímido” y con grandes conocimientos de un tema determinado que les hacen parecer “especialista”, “genio” dentro de  ese ámbito, son personas han aprendido a adaptarse al entorno y a las normas sociales, y de esta forma sus síntomas han pasado desapercibidos ante la sociedad, pudiendo en algunos casos ser considerado como una “persona rarita” pero sin que nadie haya pensado que esa persona sufre algún tipo de trastorno e incluso sin estar diagnosticado por un especialista, esta sintomatología leve se ha conocido y diagnosticado durante muchos años como “El Síndrome de Asperger”.

Teniendo en cuenta la existencia de este único termino es muy importante que a la hora de intervenir no solo consideremos el diagnóstico del niño, sino que hemos de conocer el perfil individual del niño: dificultad que presenta en las áreas sociales, comunicativas, su rigidez para aceptar cambios, comportamientos repetitivos, nivel de lenguaje, funcionamiento intelectual, y los problemas asociados tales como ansiedad, depresión, problemas motores, etc

Por ello os animo siempre que trabajéis con niños con TEA a solicitar a los profesionales de la salud, un perfil individual de ese niño con el fin de poder adaptar las intervenciones asistidas con animales a sus necesidades. Ya que con sólo saber el diagnostico nos será muy difícil preparar las sesiones.

En nuestros próximos cursos de Barcelona y Madrid os explicare con más detalle todas las áreas que se evalúan en el diagnóstico de un niño con TEA, con el objetivo de que conozcáis las diferentes habilidades sobre las que se pueden trabajar.

http://www.terapiaguau.com/formacion-terapia-asistida-con-animales/

http://www.terapiaguau.com/intervencion-psicoeducativa-para-ninos-con-tea-en-iaa-curso-en-madrid/

 

Silvia Rodriguez
Psicóloga nº: 11.640


Mi granito de arena dentro de las IAA

Terapia asistida con perros

Después de varias llamadas y mails sobre los cursos de Barcelona y Madrid pidiéndome más información me he animado a escribir este post en nuestro blog  para explicar mi punto de vista y la razón del curso.

El curso principalmente se basa en el trabajo que realice hace unos años, como proyecto final del Postgrado  “ Diagnóstico e Intervención en el Trastorno del Espectro Autista“ en la Universidad de Barcelona. Cuando plantee el tema “ El perro como elemento facilitador y motivador dentro de a intervención psicopedagógica de niños con TEA (Trastornos del Espectro Autista) “, a mi tutora no le pareció muy buena idea, había tenido trabajo de alumnas anteriores donde el perro tenia “poderes mágicos”,  gracias al perro  el niño hablaba, miraba a los ojos, se quedaba sentado, sonreía, etc………….todas las mejoras se “debían” al perro y el papel del profesional que llevaba años trabajando con el niño quedaba completamente olvidado.

Tuve que hacerle entender que mi punto de vista era otro, no era ni el  “perro circo” ni el “perro milagro”  era utilizar técnicas y material reconocido para intervenir con TEA y adaptarlo a las intervenciones con los animales, siendo la función del perro servir de elemento reforzador y motivador de conducta . Y en el caso del perro de asistencia creo que es un perro con un adiestramiento de un coste tan elevado, que debe y puede aportar muchas más cosas y que los padres y otros profesionales podrían utilizarlo también como perro de apoyo para poder trabajar otras habilidades.

Esa motivación que genera el perro en el niño se puede utilizar como complemento de tratamientos psicoeducativos y psicológicos, por ejemplo para fomentar la comunicación dentro de los ” Sistemas alternativos/aumentativos de comunicación”, también motivar dentro de tareas del método TEACCH, dentro de la terapia cognitivo conductual, para conseguir hábitos de autonomía, para facilitar a los padres en las tareas cotidianas a través del modelo con el perro, para trabajar las habilidades sociales …

Argumentando punto por punto, mi tutora,  una persona reconocida y especialista en TEA,  me acepto el proyecto de fin de postgrado, le gusto, lo entendió y recuerdo que me dijo al darme su feedback y valoración final “ Ahora sí, ahora si lo veo”.   Y hace unos días  me escribía “No fue fácil para mi tutorizar tu proyecto pero también he aprendido mucho y he podido ampliar “mis miras” con respecto al “uso” de los animales en personas con autismo”.

Y este es mi objetivo, como profesional de la psicología, poder aportar mi granito de arena y hacer que muchos profesionales de la salud que son reacios a escuchar y a creer en las intervenciones asistidas con perros acaben entendiendo y apoyando sus beneficios. Pero antes queda mucho trabajo, ya que hay que sacar la idea de “perro circo” y “perro mágico” que se ha dado y se sigue dando en algunos casos, y aportar a las intervenciones asistidas con perros una metodología más estructurada y reconocida por los profesionales que intervienen a diario en personas con TEA u otros colectivos.

 

Silvia Rodriguez
Psicóloga nº: 11.640


Uso de Pictogramas en IAA

Uso de pictogramas en IAA

A menudo en varias de las fotos publicadas en las redes sociales de gente que se dedica a las Intervenciones Asistidas con Animales observo  el uso de pictogramas y por eso quería hacer una pequeña reflexión en mi blog.

Sobre todo en el caso del TEA está muy claro que todas los apoyos que debemos usar con ellos han de ser muy visuales, ya que es como mejor asimilan la información. Pero no podemos generalizar el uso de los pictogramas.Es imprescindible que el niño sepa interpretar los símbolos, por eso es muy importante valorar su capacidad de abstracción para ver si debemos usar pictogramas, fotografías reales, imágenes, dibujos o objetos reales en miniatura.

No todos deben de ser el mismo tipo de símbolos dentro de un Sistema Alternativo y Aumentativo de la Comunicación (SAAC), pero si hay que tener en cuenta que cuanto más genéricos sean mejor, porque de esta forma es mucho más sencillo poder por ejemplo improvisar algo con lápiz y papel.

Para algunos niños podemos, por ejemplo, utilizar una foto o dibujo de cualquier perro que encontremos por internet, para otros un simple dibujo hecho al momento bastaría pero para otros deberemos tener en cuenta que las fotos deben ser reales, de ese perro, de esa correa, de esa pelota.…

Por ejemplo para indicar al perro  podríamos utilizar estas diferentes imágenes:

Pictogramas para niños con TEA en IAA

 

Algunos niños, no entenderían  el pictograma en blanco y negro, otros necesitarían la foto real del perro con el que van a vivir o trabajar y a otros podríamos hacerle un dibujo rápidamente en una servilleta de un bar.

 

Como conclusión, no podemos generalizar el uso de unos mismos pictogramas, por eso a la hora de entrevistarte con los padres del niño y con otros profesionales que intervienen con el niño esta debe ser una de tus preguntas principales para ir preparando el material a utilizar.

Silvia Rodriguez
Psicóloga nº: 11.640

Este tema se trabajar con más detalle en los próximos cursos de Madrid ,Barcelona, Sevilla y Santiago.

http://www.terapiaguau.com/formacion-terapia-asistida-con-animales/

http://www.terapiaguau.com/intervencion-psicoeducativa-para-ninos-con-tea-en-iaa-curso-en-madrid/

http://www.terapiaguau.com/intervencion-psicoeducativa-para-ninos-con-tea-en-iaa-curso-en-galicia/

http://www.terapiaguau.com/intervencion-psicoeducativa-para-ninos-con-tea-en-iaa-curso-en-sevilla/


Método TEACCH en IAA para TEA y otras necesidades educativas especiales

Método TEACCH en IAA para TEA y otras  necesidades educativas especiales

El método TEACCH nos permite realizar una gran variedad de actividades para niños con TEA u otras necesidades educativas especiales.

Al trabajar con niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) o que presenten necesidades educativas especiales es importante tener en cuenta que para que se produzca un aprendizaje efectivo hemos de tener todas las sesiones y material estructurado.

El perro de apoyo nos servirá para motivar y reforzar la conducta del niño, el método TEACCH podemos adaptarlo a nuestras actividades con el niño y vincularlas con el animal. Este método es usado por psicólogos, educadores y por los mismos padres dentro de su hogar, por eso todos aquellos que trabajamos dentro de las Intervenciones Asistidas con Animales y niños con TEA u otras necesidades educativas especiales es importante conocer esta metodología.

El método TEACCH (Tratamiento y Educación de niños con autismo y problemas de comunicación relacionados) es un sistema de trabajo estructurado y adaptado para cualquier persona con TEA, independientemente de su edad o de su nivel de funcionalidad. Este método tiene sus orígenes en Estados Unidos y en la actualidad cuenta con toda una División del Departamento de Psiquiatría  de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, dedicada exclusivamente a consultas, investigaciones y entrenamiento de profesionales en este método.

Así que como veis es un método reconocido y recomendado que podemos aplicarlos dentro de las intervenciones con perros,  y  también lo podemos utilizar para ayudar a una familia a crear vinculo con un perro de asistencia o incluso con una mascota.

 Motivos para usar TEACCH dentro de nuestras sesiones:

  • Ayuda a estructurar el entorno
  • Ofrece ayudas visuales
  • Permite trabajar de forma autónoma al niño
  • Es económico
  • Fácil de aplicación
  • Plan individualizado

¿ Cuáles son las técnicas educativas utilizadas en el TEACCH?

  1. Información visual..
  2. Organización espacial.
  3. Concepto de terminada.
  4. Enseñar rutinas con flexibilidad.
  5. Individualización.

Las posibilidades que nos ofrece el TEACCH son infinitas y con materiales muy económicos, muchos de ellos reciclados de cosas que tenemos por casa.  Se pueden trabajar números, colores, clasificación, identificación…..y también habilidades que se tendrán que hacer con el perro (ponerle collar, correa, peinar, darle de comer…).

Dentro de poco vamos a realizar en Barcelona un curso donde se explicará de forma detallada todo este contenido y prepararemos bandejas TEACCH durante el curso para que sepáis como utilizarlo y trabajarlo.

Os dejo el enlace para quién este interesado http://www.terapiaguau.com/formacion-terapia-asistida-con-animales/

Silvia Rodriguez
Psicóloga


Los libros: un mundo mágico

Programa de lectura asistida con perros de terapia

La lectura en los niños/as juega un papel fundamental en su aprendizaje y desarrollo. Numerosas investigaciones demuestran que los problemas con la lectura están relacionados estrechamente con el fracaso escolar. Después de  “aprender a leer” los niños “leen para aprender” influyendo así  sus habilidades lectoras en la capacidad de aprendizaje. Una buena comprensión de un texto no es solo es imprescindible para entender cualquier asignatura, sino que también influye en muchos aspectos de la vida cotidiana.

Leer nos abre las puertas a la formación , información  y a un mundo mágico; con la lectura no solo aprendemos , adquirimos cultura y educación y  tenemos la oportunidad de vivir  infinitas aventuras.

El hábito por la lectura se debe fomentar siendo el niño un bebé y es un gran estimulo  para el desarrollo de  la creatividad, de la  imaginación, de la inteligencia,  de la capacidad verbal y de la capacidad de atención.

Los niños no tienen que ver “leer” como un castigo, como una imposición de los padres, sino que deben descubrir el mundo mágico que se esconde detrás de cada lectura, no solo con los videojuegos y consolas pueden vivir historias fantásticas, un libro es una ventana abierta para soñar despiertos y vivir infinitas historias llenas de magia.

El habito por la lectura es uno de los mejores regalos que podemos dejar a un niño, para su presente y también para su futuro.

Dentro de nuestros programas contamos con “Lectura Guau”, destinado especialmente  para que el niño aprendea a disfrutar con la lectura, hecho que influirá positivamente en su  aprendizaje y en su crecimiento personal.

 

Silvia Rodriguez Castells
Psicóloga Sanitaria


El duelo infantil: la perdida de una mascota

Perdida de una mascota

La muerte forma parte de nuestra vida, pero muchas veces, por miedo a no saber cómo explicarlo o como lo va a afrontar el niño tendemos a apartarle de esta fase de la vida y lo convertimos en un tema tabú.

No sólo “escondemos” la muerte de un familiar o amigo querido, sino que tampoco sabemos explicarle a un niño que su querida mascota ha tenido que dejarnos para siempre. Incluso encontramos padres que corren a una tienda de animales para buscar ese pez o hámster físicamente igual, con el deseo de que el niño no note el cambio o se buscan excusas para intentar justificar su ausencia “ se ha escapado en el parque”, “ se ha ido a un sitio con muchos amigos”.

Pero la realidad es que tarde o temprano todos nos enfrentamos a esta etapa de la vida, todos perdemos a seres queridos….y perder una mascota es  como yo lo llamo “ un aperitivo amargo” que nos da la vida. No podemos evitar el sufrimiento que conlleva una perdida, pero si podemos ayudar a los más pequeños a afrontar esa perdida y ofrecerle recursos para enfrentar otras perdidas que tengan en su vida (abuelos, tíos, hermanos….).

Al igual que los adultos cuando nos enfrentamos a una pérdida, los niños pueden llegar a experimentar una variedad de emociones en el proceso del duelo.  Pueden sentirse solos, estar enfadados porque no fue posible curar al animal, sentirse culpables por no haber ayudado o cuidado a su animal… Hemos de aprovechar todas estas emociones, ayudarle al niño a identificarlas, a darles nombre, y a entender porque se sienten así .  Si nosotros también nos sentimos tristes, no hemos de ocultarlo, también puede ayudar a nuestros niños a manejar sus emociones.

La perdida de la mascota no se ha de convertir en un tema tabú en la familia y es bonito ir recordando con el niño anécdotas vividas con ella, y que vaya viendo que el dolor que siente acabara desapareciendo pero no los buenos recuerdos junto a su mascota.

Una idea para liberar sentimientos y dejar fluir las emociones para despedirse de la mascota es realizar un ritual de despedida y crear un álbum de fotos y de buenos momentos vividos junto a ella.

Quitar el dolor que produce una perdida no está en nuestras manos y es un proceso natural por el que debemos pasar todos, niños y adultos, nosotros sólo podemos acompañar y ayudar a los más pequeños a tener recursos para afrontar esa perdida y las que tengan que venir.

 

Silvia Rodriguez
Psicóloga Sanitaria